Saltar al contenido
Chihuahueño

Cómo bañar a un chihuahua

Cómo bañar a un chihuahua

Los chihuahuas son unos perritos adorables y llenos de energía, pero como todos de vez en cuando empiezan a oler un poco mal, por lo que debemos de asearlos con frecuencia.

Cada cuánto se baña a un perro chihuahua

A continuación vamos a aprender cómo bañar a nuestro chihuahua. Por lo general deberíamos de hacerlo cada 3 o 4 semanas, pero si nuestro chihuahua es más casero podemos retrasarlo un poco más.

Preparando el baño

Antes de empezar a bañar a nuestro chihuahua, pásale un cepillo previamente a mojarlo. Comienza por la parte superior de la cabeza y continúa por la espalda, el abdomen, los pies y la cola del perro. Si tu chihuahua es de pelo largo y tiene algún enredo, pasa el peine despacio. También puedes usar tus dedos para separarlo con cuidado. Intenta hacerlo antes del baño, puesto que el agua puede empeorarlo.

Es muy importante escoger el champú adecuado para la piel de nuestro chihuahua. Si puedes, busca un champú específicamente para perros con pieles sensibles, ya que los chihuahuas tienden a tener la piel seca y delicada, por lo que los champús para pieles más duras no son los más aconsejables. También intenta conseguir un cepillo pequeño en relación con tamaño de nuestro perro, puesto que con uno más grande es más complicado asear correctamente a nuestro chihuahua. También puedes usar tus manos para aplicar el champú sobre tu chihuahua, pero un cepillo te ayudará a llegar a todas las zonas de su pelaje.

Prepara un lugar donde bañarle. Puede ser una bañera, un lavamanos o un recipiente de plástico. Es recomendable que coloques una toalla en el fondo de la bañera para evitar que tu cachorro se resbale. Coloca cerca el champú, el cepillo de lavado, una taza y un par de toallas para secarlo en cuanto termines.

Bañando a nuestro chihuahua

Deja correr el agua hasta que comience a salir tibia y compruébalo previamente con tu mano. Si el agua está demasiado caliente puede hacerle daño a tu pequeño. Llena la bañera hasta unos 10-12 centímetros de altura, tampoco queremos que esté muy profundo para nuestro chihuahua. Si tu chihuahua ya está acostumbrado a este proceso puede que no sea necesario este paso y podrías bañarle sin tener que llenar la bañera.

Levanta a tu chihuahua e introdúcelo en la bañera con cuidado, sin llegar a asustarle. Acaricia a tu chihuahua mientras está en el agua para que no se asuste y esté calmado. Háblale con calma ya que posiblemente no esté disfrutando de sus primeros baños. Mientras lo lavas, elógialo al igual que cuando hace bien un truco, eso le agradará.

Empieza humedeciendo a tu cachorro con el agua. Utiliza la taza que habías preparado anteriormente y asegúrate de no verterla sobre los ojos o en las orejas de tu perro ya que puede alterarse. También puedes usar un pulverizador, pero no es la opción más recomendable.

Toma una pequeña cantidad de champú en el cepillo o en tu mano. Comienza desde el cuello y sigue hacia abajo por todo su cuerpo, lo que evitará que las pulgas vayan a sus orejas. Continúa por la espalda y el abdomen de tu perro hasta llegar a las piernas y la cola. No te olvides de masajear los pies de tu chihuahua. Ten cuidado de no poner jabón en la cara de tu perro.

Retira el jabón con agua limpia. Si habías llenado la bañera, es hora de vaciarla. Utiliza tus manos para quitar el jabón del pelaje de tu perro. Al igual que antes, empieza desde el cuello y continúa hacia abajo hasta la cola. Termina enjuagando su cara con agua teniendo especialmente cuidado con sus ojos y oídos.

Escurre el agua y coloca una toalla sobre tu chihuahua. Es posible que comience a revolverse sobre sí mismo y quiera jugar. Comienza a secar suavemente su cara y sus pies, y seguidamente frota el resto de su cuerpo.

Una vez que esté prácticamente seco, pásale un cepillo sobre su pelo, ya que puede enredarse si no lo cepillas de nuevo. Una vez terminado el baño, mantén a tu perro en un lugar cálido hasta que esté completamente seco. Los chihuahuas son susceptibles de contraer alguna enfermedad si están expuestos al frío mientras están húmedos.

Cómo has visto, bañar a nuestro chihuahua no es una tarea muy tediosa, y sin duda es una buena forma perfecta de pasar un buen rato con nuestro pequeño.